Shunts

Un shunt de corriente continua es un instrumento cuya función es permitir que se pueda calcular una intensidad desconocida de corriente continua a través de la medida de tensión eléctrica.

Para conseguir la máxima precisión, los shunts se construyen con cuatro terminales; a través de dos de ellos se conecta, en serie, la fuente de intensidad que se desea medir, y en los otros dos se conecta un voltímetro que medirá la caída de tensión producida por dicha intensidad. En el instrumento debe estar indicado claramente cuáles son los dos terminales de entrada de intensidad y cuáles son los terminales de medida de tensión.

Es habitual indicar la característica de un shunt mediante un valor de intensidad y un valor de tensión, por ejemplo 100 A / 50mV., donde 100 A seria la intensidad nominal del shunt y 50mV la caída de tensión en sus bornes cuando circula dicha intensidad.

Calibración:

Como un shunt de corriente continua es, esencialmente, una resistencia, su calibración consiste en la determinación de dicho valor de resistencia y su incertidumbre asociada.

Debido a que la resistencia eléctrica es una magnitud que puede variar con la temperatura, la calibración se realiza a diferentes valores de intensidad, dentro del rango de utilización del shunt, para así evaluar el efecto de auto calentamiento del shunt.

La calibración se efectúa aplicando distintos valores de intensidad de corriente continua y leyendo en un multímetro patrón la caída de tensión en los terminales del shunt.