Telurómetros

La medida del valor de la resistencia de puesta a tierra es necesaria para comprobar el correcto estado de puesta a tierra de una instalación eléctrica, de vital importancia para asegurar una correcta protección eléctrica de las personas y de los equipos conectados a dicha instalación eléctrica.

La prueba de la resistencia de puesta a tierra mide la resistencia eléctrica del electrodo hincado al terreno, sin estar conectados los conductores de puesta a tierra de la instalación. El medidor de la resistencia de puesta a tierra (telurómetro) utiliza el método de medida V-I (tensión-intensidad), que consiste en inyectar, entre la tierra a medir y un electrodo de tierra auxiliar, una intensidad de corriente alterna conocida a una frecuencia superior a los 50Hz. Alrededor de cada tierra aparece un gradiente de potencial que disminuye con la distancia, denominado “embudo de tensión”, de forma que, si la distancia entre ambos electrodos es suficiente, existirá una zona neutra de potencial cero. La tensión entre la tierra a medir y el punto de potencial cero es medida por el instrumento, y el cociente entre dicha tensión y la intensidad inyectada representa el valor de la resistencia de puesta a tierra.

La mayoría de medidores utilizan intensidades comprendidas entre 10mA y 1A, a frecuencias entre 100Hz y 1kHz.

Calibración:

La calibración se realiza en medidores de resistencia de puesta a tierra o telurómetros, utilizados habitualmente en pruebas de seguridad eléctrica de instalaciones eléctricas.
Esta calibración se realiza también en instrumentos que incorporen dichas funciones, como pueden ser los comprobadores multifunción de instalaciones de Baja Tensión, medidores de tensión de paso y contacto, comprobadores multifunción de seguridad eléctrica , etc.

La calibración se efectúa midiendo valores de resistencia obtenidos a partir de una caja de décadas patrón.